Un proyecto de ConcienciaCívica

Hemos creado la Medalla de la Constitución. Para ponértela, es necesario leer "Mi Primera Constitución", una explicación de la Constitución española para niños. El texto terminó de publicarse en este blog el día 6 de Diciembre, fecha en que la Constitución Española cumplió 30 años. Si tienes alguna duda puedes consultarla con tus padres o enviarnos un correo a concienciacivica@ymail.com. ¡Animo!

martes, 2 de diciembre de 2008

9. LAS CORTES Y EL GOBIERNO

Antes de empezar con las Cortes hay que saber que, en España, como en casi todos los países Democráticos, tenemos el poder dividido en tres partes: el poder Legislativo, o sea, donde están todos los políticos elegidos por los españoles, sean del Gobierno o no, y que entre todos sacan las leyes o mejoran las que ya hay; el poder Ejecutivo, o sea, el Gobierno, que tiene que poner en marcha esas leyes; y el poder Judicial, es decir, los jueces, que se encargan de hacer que se cumpla la ley. Esta división de los poderes se hace para que no haya uno que mande más sobre los otros: cada uno manda en su parcela y cuida de que el otro no se pase. Es como en el cuento de "La Rata convertida en mujer": una rata tiene el deseo de ser mujer porque los hombres son los más poderosos de la tierra, pero un hombre le dice que no, porque no han conseguido dominar al sol, ella se dirige al sol y el sol le dice que tampoco es el más poderoso porque una simple nube puede ocultarlo, se va a la nube y le dice que a ella le puede el viento, el viento dice que no puede pasar si está la montaña y la montaña le cuenta que un simple ratón la está agujereando hasta hacerla caer. Todos los personajes son más poderosos que otro y tienen a otro que es más poderoso que ellos, así se mantiene el equilibrio. Lo mismo pasa con los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.

Las Cortes Generales son el poder legislativo, es decir, la reunión de los políticos de todos los partidos que han sido elegidos por el pueblo para que trabajen sacando leyes. Las Cortes Generales se dividen en dos partes: el Congreso y el Senado.

Cada 4 años se celebran elecciones generales para ver quién es el Presidente del Gobierno. Cada partido tiene a un candidato que quiere ser presidente, a los políticos que forman su equipo y el programa con todas las cosas que van a hacer si les eligen. Los ciudadanos decidimos quién nos parece mejor y el día de las elecciones ponemos nuestro voto en una urna transparente. El partido que más votos ha sacado es el que gobierna, aunque también pueden gobernar varios partidos juntos si entre todos sacan más votos y se ponen de acuerdo. Los que no han tenido suficientes votos para gobernar forman la Oposición y trabajan vigilando que el Gobierno haga las cosas bien y no se pase. Los miembros del partido que gobierna y los de la Oposición, se llaman los diputados y se reunen en el Congreso para sacar las leyes. En el Congreso hay entre 300 y 400 diputados.

Como ya vimos, cualquier español adulto que tenga todos los derechos políticos (o sea, que no esté en la cárcel, por ejemplo) puede presentarse a las elecciones y tiene derecho a votar, incluso si está fuera de España (entonces, envía el voto por correo).

El Senado es la otra cámara de las Cortes. En el Senado están los representantes de las provincias, regiones y comunidades de España. Cada provincia tiene 4 senadores, menos Ceuta y Melilla que tienen 2 y las islas, que tienen 3 por cada isla grande y 1 por cada isla pequeña. Los senadores también se eligen por votación de los ciudadanos cada 4 años. Así que, en las mismas elecciones, se meten dos votos en la urna: uno para elegir gobierno (los que van a ir al Congreso) y otro para elegir al que representa a tu provincia (los que van a ir al Senado).

No se puede formar parte al mismo tiempo de las Cortes y del poder judicial o de la Policía o el Ejército, porque cada poder tiene que tener su parcela, no pueden estar mezclados. Los diputados y senadores reciben un sueldo del Estado, como el Rey y los demás funcionarios.

En el Congreso se celebran reuniones para que todos los diputados puedan hablar por turnos y trabajar haciendo leyes. El que pone orden en los turnos es el presidente del Congreso. En el Senado también se celebran reuniones y hay un presidente del Senado.

La cosa sería más o menos así: los diputados de los partidos políticos están reunidos en el Congreso y los del partido "A" dicen: últimamente los trabajadores se quejan de que el salario mínimo que aparece en la ley es demasiado bajo y que quieren subirlo al doble; proponemos cambiar la ley para que en vez de 100, por ejemplo, sean 200. Entonces, todos los parlamentarios van a ver en qué ley está lo del salario mínimo: en el Estatuto de los Trabajadores. El partido "B" estudia la propuesta y dice que 200 le parece mucho, que con 150 ya va bien. El partido "C" dice que no hay que subirlo. El partido "D" dice que está de acuerdo con el partido "B". En fín, cada grupo da su opinión sobre el tema. Luego se reúnen para llegar a acuerdos de cómo va a quedar la ley finalmente. Lo escriben y lo votan en las Cortes. Si hay más votos a favor, cambian la ley que había por una nueva, y si hay más votos en contra, la ley que había se queda como está.

Hay veces que las Cortes le encargan al Gobierno que desarrolle una ley o el Gobierno dicta una ley provisional porque hay un tema urgente y no pueden esperar a las reuniones y votaciones de las Cortes. Pero lo que no puede sacar el Gobierno y sólo pueden hacerlo las Cortes son las leyes orgánicas. Son las leyes más importantes porque afectan a los derechos fundamentales de la persona, a las libertades de los ciudadanos o a los Estatutos de Autonomía, o sea, las de una Comunidad Autónoma.

Las Cortes, además de sacar las leyes, son las que autorizan a que se celebre un referéndum, que es una votación de los ciudadanos sobre un tema especialmente importante. Por ejemplo, hace unos años había que decidir si España formaba parte de la OTAN, que es un grupo de países que juntan sus ejércitos para defenderse en caso de ataque, y se organizó un referéndum que preguntaba: "¿quieres que España forme parte de la OTAN?" Los ciudadanos votaron y salió que sí y ahora España forma parte de la OTAN. Un referéndum puede hacerse en cualquier momento, no es como las elecciones que se celebran cada 4 años.

Las Cortes también tienen que autorizar los acuerdos políticos, militares o económicos de España con otros países, esto es, los Tratados Internacionales.

EL GOBIERNO

Como habíamos visto, de los tres poderes del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, el Gobierno es el Ejecutivo, que se encarga de poner en marcha las leyes que salen de las Cortes, tanto las que son para el funcionamiento del país, como las que sirven para ver cómo se relaciona nuestro país con los demás.

El Gobierno está formado por: el Presidente, que es el jefe de los Ministros y revisa cómo van resolviendo los problemas, los Vicepresidentes, que son los que se encargan cuando el Presidente está de viaje, por ejemplo, y los Ministros, que son los que ayudan al Presidente cada uno en un asunto, por ejemplo: Ministerio de Sanidad (Hospitales, servicios sanitarios y salud de los ciudadanos), Ministerio de Economía (Hacienda, pago de impuestos y reparto del dinero para las necesidades del país), Ministerio de Cultura y Deportes (Museos, Exposiciones, Bibliotecas, Conciertos, Teatro, Cine, Competiciones...), Ministerio de Educación (Colegios, Institutos, Universidades, Guarderías..), Ministerio de Medio Ambiente (Limpieza del Agua, Ahorro de Energía, Bosques, Playas...), Ministerio de Industria (Fábricas...), Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Ministerio de Defensa (Ejército), Ministerio de Interior (Policía), Ministerio de Asuntos Exteriores (Relaciones con otros países). Estos son sólo algunos ejemplos y no todos los gobiernos tienen los mismos ministerios: depende de cómo organice los temas cada uno.

Ya vimos que los gobiernos se eligen cada 4 años: los distintos partidos se presentan con sus candidatos (los que quieren ser Presidentes), con su equipo (los que quieren ser Ministros) y su programa (el plan de cosas que piensan hacer si les eligen). El que sale elegido Presidente tiene que ir al Congreso, presentar su plan ante los diputados (algunos de su partido y otros de otros partidos) y conseguir que la mayoría de ellos le apoyen. Si su partido ha sacado muchos votos y ha conseguido que haya muchos diputados, entonces está claro que le eligen. Si sus diputados no tiene la mayoría absoluta (o sea, más de la mitad), entonces tendrá que llegar a un acuerdo con otros partidos para que sus diputados le apoyen o gobernar sin la mayoría absoluta y negociar con los demás a lo largo del tiempo que esté gobernando. Los partidos que no están en el gobierno forman la oposición.

Si, a lo largo de los 4 años que dura cada legislatura, el Gobierno lo hiciera tan mal que todos en el Congreso estuvieran protestando todo el rato, o si el Presidente muere o dimite, entonces se pueden celebrar elecciones adelantadas, o sea, antes de que se cumplan los 4 años.

LA ADMINISTRACION PUBLICA

Para que el Gobierno pueda poner en marcha las leyes que van saliendo, necesita a muchas personas trabajando. En los Ministerios hay grupos de personas que se encargan de distintos asuntos, por ejemplo: si sale una ley que dice que los niños de la ESO tienen que aprender a tocar un instrumento en la clase de música, entonces el Ministro de Educación se encargará de ver cuántos colegios hay, cuantos niños de la ESO, cuántos profesores de música que saben tocar instrumentos, si hacen falta más, si hacen falta nuevos libros, cuándo se va a poder poner en marcha la ley, cuánto dinero hace falta para hacer todo esto.... El Ministro necesita ayuda de sus colaboradores, de las Comunidades Autónomas, de los directores de los colegios. Todas estas personas que trabajan con el Ministro, son funcionarios y ellos y los organismos en los que trabajan (también los profesores), forman la Administración Pública.

La Administración Pública tiene que funcionar de acuerdo con lo que dice la ley, no puede hacer cada uno lo que le dé la gana, y trabajarán para ello lo mejor que cada uno pueda para que el equipo funcione lo mejor posible.

El Ejército, la Policía y las fuerzas de Seguridad, dependen del Gobierno y tienen que proteger las libertades y los derechos de todos y conseguir que haya seguridad, o sea, que nadie se pase con los derechos de los demás. Hay una ley que determina lo que pueden hacer y lo que no pueden hacer. Como ves, aquí todo se regula por ley, y la ley ha sido votada en las Cortes por los políticos que hemos elegido los ciudadanos votando en las elecciones.

LAS RELACIONES DEL GOBIERNO Y LAS CORTES GENERALES

O sea, las relaciones del Gobierno con los diputados de su propio partido y con los diputados de la Oposición. Aunque a veces parece que se pasan la vida discutiendo, el Gobierno y la Oposición tienen que colaborar para que las cosas funcionen lo mejor posible. Por eso, si el Congreso o el Senado le piden al Gobierno información sobre las cosas que está haciendo para poner en marcha las leyes, el Gobierno tiene la obligación de dársela. Si las Cámaras piden que venga algún miembro del Gobierno a dar explicaciones, éste tiene que ir, y él también puede ir cuando quieran, aunque no le llamen.

El objetivo es que los ciudadanos, y sus representantes, estén informados en todo momento sobre la marcha de la vida política.

Si una parte del Congreso está en contra de lo que hace el Gobierno, en general, puede proponer una moción de censura, o sea, que se vaya el Gobierno y pongan a otro. Si la mayoría del Congreso vota a favor de la moción de censura, el Gobierno tiene que dimitir y se nombra a un nuevo Presidente de Gobierno, que es el que aparece en la moción de censura. Esto de la moción de censura para cambiar el Gobierno es algo que no se usa casi, es sólo para casos muy exagerados de mal Gobierno. Lo normal es que el Gobierno y la Oposición discutan sobre las cosas y a veces se pongan de acuerdo y a veces no, pero sin cambiar de Gobierno así por las buenas.

1 comentario:

Beatriz Cañete dijo...

Muy buena explicación. Gracias por la aportación