Un proyecto de ConcienciaCívica

Hemos creado la Medalla de la Constitución. Para ponértela, es necesario leer "Mi Primera Constitución", una explicación de la Constitución española para niños. El texto terminó de publicarse en este blog el día 6 de Diciembre, fecha en que la Constitución Española cumplió 30 años. Si tienes alguna duda puedes consultarla con tus padres o enviarnos un correo a concienciacivica@ymail.com. ¡Animo!

jueves, 13 de noviembre de 2008

6. DERECHOS Y DEBERES DE LOS CIUDADANOS

Como decíamos, los derechos siempre suelen ir paralelos a los correspondientes deberes, y al revés. Hemos visto en la sección anterior los Derechos Fundamentales de la Persona, y ahora vienen los de los ciudadanos: o sea, la persona viviendo con otras alrededor ¿clarito?.

Derecho y deber de defender a España. Bueno, bueno, este derecho-deber tiene miga: éste fue el derecho-deber que dio origen al servicio militar obligatorio, por el que todos los chicos, a partir de los 18 años tenían que pasarse un año de soldados. Esto era un poco problemático: primero porque sólo obligaba a los chicos, no a las chicas que también son ciudadanas, segundo porque había chicos que eran pacifistas y se negaban a aprender a manejar armas. Hace unos pocos años se suprimió la obligación y se decidió que fuera soldado sólo el que quisiera, como una profesión más. De todas formas, la Constitución dice que las obligaciones militares de todos los españoles se regularán por ley, esto significa que, si en un momento dado no hace falta, pues todos tranquilos, pero si fuera necesario por que se produce una guerra, o una catástrofe, se puede establecer por ley quiénes tienen que ir a dar el callo. (Mira Israel: donde hacen la mili chicos y chicas y tienen que volver cada varios años, hasta que son casi ancianos).

Derecho-Deber de contribuir con parte de tu dinero a la bolsa de dinero conjunta, que mantiene al Estado. El Estado es la organización política del país, que se encarga de crear infraestructuras como carreteras, hospitales, colegios, museos y todo lo que necesitamos en una sociedad. En lugar de que cada uno se haga su trozo de carretera, su hospital y su museo, ponemos el dinero en un fondo y con eso se van pagando las instalaciones necesarias. El fondo se llama Hacienda y los ciudadanos tenemos la obligación de dar una parte de lo que ganamos: el que gana más, pone su parte que suele ser mayor que la parte que pone el que gana menos. Así, el que gana menos contribuye pero no se arruina. Los funcionarios que trabajan para el Estado (incluyendo a los políticos y al presidente del Gobierno, que también son funcionarios), tienen la obligación de no quedarse con el dinero del fondo y de velar por que todo el dinero vaya a donde tiene que ir, no repartirlo como a ellos les de la gana. Si lo hicieran mal, estarían siendo corruptos y los ciudadanos tendríamos que denunciarlo porque es nuestro dinero. Lo malo de no denunciar la corrupción, es que al final los corruptos se hacen los amos y arruinan a la sociedad. Los corruptos son, simplemente, los jetas, y hay que impedir que se salgan con la suya.

Derecho del hombre y la mujer a casarse en igualdad y a separarse si no les gusta estar casados. Este derecho también parece de coña, pero hay que pensar que, hasta hace pocos años, la mujer tenía menos derechos, por ejemplo: no tenía derecho ni a votar. En España, preguntad a vuestras abuelas: si de jóvenes querían abrir una cuenta en el banco o comprar una casa no podía hacerlo solas aunque tuvieran dinero: tenían que ir con su padre o con su marido. De ahí lo de remarcar "en igualdad". Por cierto que, hablando de igualdad, hace poco se ha aprobado por ley que se puedan casar los homosexuales, o sea, personas del mismo sexo: hombre con hombre y mujer con mujer. En cuanto a lo de separarse, esto también trajo cola porque a una parte de los españoles su religión les prohíbe separarse y no estaban de acuerdo con la ley de divorcio. Al final se hizo la ley para que, al que su religión se lo permita se pueda divorciar si quiere, y el que no pueda, que no se divorcie o lo consulte en su iglesia.

Derecho a la propiedad privada, o sea, a que cada uno tenga cosas propias, y derecho a heredar. Sí, parece tonto, pero en muchos países (por ejemplo, los de organización comunista) la propiedad privada no existe: las cosas que se usan las presta el Estado y, cuando el ciudadano muere, pasan otra vez al Estado. En nuestro país, el Estado sólo puede quedarse con propiedades nuestras si las necesita por utilidad pública, pero nos tiene que indemnizar. Por ejemplo: si tienes un terreno y el Estado decide hacer una autopista que pasa por ahí, se puede quedar con tu terreno, porque la autopista será para que la utilicemos todos, pero eso sí, te lo tiene que pagar.

Derecho-deber de trabajar. El trabajo de cada uno es nuestra manera de contribuir a que la sociedad funcione. Todos tenemos alimentos, ropa, medicinas, libros porque alguien trabaja para que lo tengamos y porque, al trabajar nosotros, ganamos dinero para pagarlo. Para evitar situaciones injustas en el trabajo, hay una ley que establece lo que se puede y no se puede hacer. Por ejemplo: hay un salario mínimo, que significa que nadie puede cobrar menos de ese dinero porque con menos no se puede vivir dignamente. También se establece que uno puede elegir qué trabajo quiere hacer, que no te traten peor por ser hombre o mujer. La ley en la que se recogen todas las normas relativas al trabajo se llama "Estatuto de los trabajadores".

Derecho-deber de los trabajadores y empresarios de sentarse a negociar las condiciones de trabajo, siempre dentro de lo que dice la ley. Es lo que se llama la "negociación colectiva". Ahí cada uno tira para su terreno, pero la ley marca los límites para que no puedan pasarse ni uno ni otro.

Derecho a formar una empresa. Es muy importante que los empresarios puedan formar empresas y muy importante que los trabajadores puedan trabajar en ellas en buenas condiciones. Por ello, el Estado protege la formación de empresas, siempre que contribuyan a mejorar la sociedad y la economía. En algunos países, las empresas estatales prácticamente no existen y casi todo es empresa privada: los ciudadanos pagan pocos impuestos, pero pagan cada servicio que utilizan (hospitales, colegios, museos....). En otros países, no existe la empresa privada y todo es estatal: los ciudadanos pagan muchos impuestos y los servicios son gratuítos. En España es un "max-mix": hay empresas estatales y empresas privadas, pagamos impuestos medianos y tenemos unos servicios que son gratuítos y otros que son de pago.